CUBANA de AVIACIÓN, fundada el 8 de octubre de 1929, es una de esas revolucionarias aerolíneas, de las primeras creadas en nuestro continente, de las que han sabido sobrevivir insertándose en la “Revolución Tecnológica Aeronáutica”, lo que le ha permitido avanzar hasta el presente.

Para finales de la década de los años 20, Cuba se situaba entre los contados países que habían adquirido la suficiente experiencia y creado las condiciones que le permitieron insertarse comercialmente en la naciente actividad de la aeronáutica. Para esta época operaban cuatro compañías aéreas, entre las que se encontraba la compañía nacional Cubana de Aviación Curtiss S.A., que en el ínterin de la crisis política y económica de los años 30, se mantendría como la única línea aérea del país, siendo adquirida por la ya poderosa Pan American, y rebautizada como Compañía Nacional Cubana de Aviación S.A.

El 19 de abril de 1945, en la ciudad de La Habana, se realiza la reunión constituyente de la IATA, y en el propio año, Cubana incorpora a su flota el mejor avión construido hasta entonces, el legendario Douglas DC-3, cuya adquisición representaría un salto cualitativo en el desarrollo de la aerolínea.

En 1959, se fusionaron las dos principales compañías de aviación que operaban en Cuba, pasando a ser propiedad estatal, quedando formada la Empresa Consolidada Cubana de Aviación.

A partir de la década de los 60, al estrecharse la cooperación entre Cuba y la anterior URSS, se incorpora a la flota de Cubana lo más reciente producido por los principales diseñadores soviéticos: Ilyushiun (IL), Tupolev (TU), Antonov (AN) y Yakovlev (YAK). Aviones para operar en las rutas nacionales e internacionales caribeñas como el IL-14, AN-24 y YAK-40; para distancias cortas y medias como el IL-18, TU-154 y el YAK-42; cargueros como el AN-12 Y el IL-76 y aviones de alcance intercontinental como el IL-62, han cumplido exitosamente su función en la empresa en los últimos 35 años.

Luego de la multiplicación que dio lugar a la creación de dos empresas independientes, Cubana surgió como empresa Cubana de Aviación S.A, la cual, con una experiencia acumulada de 70 años, continúa su desarrollo y hoy día trabaja por mantener e incrementar el número de sus rutas internacionales para satisfacer la alta demanda del turismo que se mueve hacia y desde la Isla; y para aumentar su eficiencia y competitividad. Diecisiete destinos en el Continente, diecisiete en Europa y ocho en El Caribe son reflejo de su crecimiento, alcance y potencialidad.

La flota, espina dorsal de la aerolínea se amplía y renueva; aviones de fuselaje ancho portan los colores de su bandera a otros continentes, y equipos tan modernos como el Airbus A320 recién se incorporan para aceptar el reto del futuro.